ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Género y Paz
  • Ficha
  • Filtrar archivos

    Localiza el material qué más se adecua a tu interés seleccionando sus características en nuestra base de datos.

    Tipo

    Acción humanitaria en el conflicto
    Acción humanitaria general
    Administración congoleña
    Análisis
    Apoyo
    Artículo
    Crítica
    Desarrollo
    Documentación original
    Gubernamental
    Investigación
    Libro científico
    ONG Internacional
    ONG local
    ONU
    Otros
    Ponencia
    Sensibilización

    Idioma

    Castellano
    Francés
    Inglés
    Ruso
    Árabe
    Italiano
    Euskara
    Alemán
    Portugués
    Catalán
    Otro
    Chino

    Año de publicación

    Desde

    Hasta

    Disponibilidad

    Pago
    Gratuito

    Violencia sexual en el este de la RDC

    El Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, realizó un informe al Consejo de Seguridad sobre “Violencia sexual relacionada con los conflictos” el 13 de enero de 2012. Este informe, que abarca el período comprendido entre diciembre de 2010 y noviembre de 2011.

    Fragmentos del documento dedicados a la situación en la República Democrática del Congo (RDC):

    “Lista de partes sobre las cuales pesan sospechas fundadas de que han cometido o han sido responsables de actos sistemáticos de violación y otras formas de violencia sexual en situaciones de conflicto armado sometidas al examen del Consejo de Seguridad.

    Partes en la República Democrática del Congo
    1. Alianza de Patriotas por un Congo Libre y Soberano (APCLS)
    2. Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC), incluidos elementos integrados provenientes de varios grupos armados, entre otros el Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), antes dirigido por Laurent Nkunda, así como elementos dirigidos en la actualidad por Bosco
    Ntaganda*
    3. Fuerzas Democráticas de Liberación de Rwanda (FDLR)*
    4. Fuerzas de Resistencia Patrióticas de Ituri/Frente Popular por la Justicia en el Congo (FRPI/FPJC)*
    5. Ejército de Resistencia del Señor*
    6. Grupos Mai-Mai en Kivu del Norte y Kivu del Sur, entre otros:
    a) Mai-Mai Cheka
    b) Coalición de Patriotas Resistentes Congoleños (PARECO)*”.

    “En el período del que se informa, se produjeron actos de violencia sexual, entre ellos, varias violaciones masivas, en Kivu del Norte y del Sur, en la zona oriental de la República Democrática del Congo. Al parecer, en varios incidentes, las violaciones masivas fueron perpetradas contra la población, a modo de represalia, por grupos armados o elementos de las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC), por su presunta colaboración con el “enemigo”. También se utilizan actos de violencia sexual como instrumento para ejercer control económico o político sobre la población.

    El 31 de diciembre de 2010 y el 1 de enero de 2011, en Bushani y Kalambahiro (territorio de Masisi, Kivu del Norte), al menos 46 mujeres y una niña fueron violadas, presuntamente por hombres armados identificados como elementos de las FARDC, comandados por los Coroneles Chuma Balumisa y Mugisha, que podrían haber actuado en represalia contra la población civil por su supuesto apoyo a las fuerzas “enemigas”.

    En otro incidente separado, la noche del 1 al 2 de enero de 2011, en territorio de Fizi (Kivu del Sur), elementos integrados (el ex-Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) y la Coalición de Patriotas Resistentes Congoleños (PARECO), dirigidos por el Teniente Coronel Kibibi Mutware) del antiguo 43º sector de las FARDC, violaron a más de 50 mujeres, en lo que se cree que fue también un acto de represalia contra la población civil tras la muerte de un elemento de las FARDC de ese sector.

    El 21 de febrero, el tribunal militar de Kivu del Sur en Baraka condenó a 11 elementos de las FARDC, entre ellos al Teniente Coronel Mutware, por crímenes de lesa humanidad, incluida la violación, cometidos del 1 al 2 de enero en la ciudad de Fizi.

    En Kikozi, territorio de Uvira (Kivu del Sur), elementos de las Fuerzas Republicanas Federalistas (FRF), dirigidos por los Mayores Rupongo Rogatien John y Shaka Nyamusaraba, que se habían integrado recientemente a las FARDC, presuntamente violaron a nueve mujeres y saquearon un centro de salud y varios domicilios. En junio, 80 personas, entre ellas 12 niños y un hombre, fueron presuntamente víctimas de violaciones y otros actos de violencia sexual cometidos por elementos de la Alianza de Patriotas por un Congo Libre y Soberano (APCLS), dirigidos por el General Janvier Karairi, en Mutongo y poblados de los alrededores, en el territorio de Walikale (Kivu del Norte). Asimismo, se documentaron saqueos generalizados y otras violaciones de los derechos humanos.

    También en el mes de junio, se denunció ante la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la
    República Democrática del Congo (MONUSCO) que, entre los días 9 y 12 de junio, elementos de las FARDC, bajo el mando del Coronel Kifaru Nirgiye Karibushi, presuntamente cometieron violaciones y saqueos en Nakiele y las zonas colindantes de Fizi. Según la MONUSCO, después de enviar dos misiones de investigación a la zona, ha sido difícil verificar el alcance y la magnitud de los incidentes. Sin embargo, se ha confirmado que ocurrieron violaciones de los derechos humanos, incluidos casos de violencia sexual. Mi Representante Especial sobre la Violencia Sexual en los Conflictos trabaja estrechamente con la MONUSCO, organismos de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales para hacer un seguimiento del problema.

    El fiscal militar de Kivu del Sur ha puesto en marcha una investigación judicial; el 12 de octubre, el Coronel Kifaru fue nombrado comandante del 111º regimiento de las FARDC en Lemera (Kivu del Sur).

    Tras las violaciones masivas y saqueos cometidos por elementos de los Mai-Mai Sheka y las FDLR en Walikale, entre el 30 de julio y el 2 de agosto de 2010, durante los cuales al menos 303 personas fueron violadas en 13 poblados, el “Teniente Coronel” Mayele de los Mai-Mai Sheka permanece bajo custodia, si bien su juicio aún no ha comenzado. Las autoridades gubernamentales también cursaron órdenes de detención para el “Coronel” Sheka Ntaberi, así como para el “Teniente Coronel” Evariste Sadiki Kanzeguhera y el “Capitán” Seraphin Lionzo, conocido como Karangwa, de las Fuerzas Democráticas de Liberación de Rwanda (FDLR), quienes, presuntamente, también participaron en dicho ataque y siguen en libertad.

    El 15 de septiembre, la Comisión Electoral Nacional Independiente registró la candidatura del “Coronel” Sheka en las elecciones para la Asamblea Nacional, que comenzaron el 28 de noviembre. Mientras tanto, prosiguieron los ataques de los Mai-Mai Sheka en Walikale. Después de los acontecimientos de julio y agosto de 2010, las Naciones Unidas apoyaron el despliegue de 100 oficiales de la policía nacional congoleña a la zona afectada mediante una respuesta integrada. El despliegue facilitó el retorno de la población local a sus poblados y las investigaciones penales de las autoridades del Gobierno sobre el incidente. Este es un ejemplo positivo del uso de las fuerzas de seguridad locales para proteger a las víctimas y testigos de la violencia sexual.

    Durante el período que abarca el informe, las Naciones Unidas documentaron un total de 625 casos de violencia sexual perpetrados por las partes enfrentadas, de los que 602 se cometieron contra mujeres y niñas y 23 contra hombres y niños en las tres provincias afectadas por el conflicto: Kivu del Norte (299), Kivu del Sur (167) y la Provincia Oriental (159). De estos 602 casos, 151 (cinco de ellos referidos a niños) fueron atribuidos a las FDLR; 34 (26 niños), al Ejército de Resistencia del Señor y 126 (24 niños), a diversos grupos armados congoleños, en concreto, las FRF, la APCLS y los grupos Mai-Mai de Kivu del Norte y del Sur, incluidos los Mai-Mai Sheka y la PARECO.

    Resulta especialmente preocupante que casi la mitad de esos 625 casos se atribuyeron a elementos de las FARDC (261, incluidos 3 referidos a hombres y 66 a niños) y a la Policía Nacional Congoleña (41, incluidos 13 referidos a niños). Esto podría explicarse, en parte, porque las violaciones de los derechos humanos perpetradas por las fuerzas de seguridad nacionales son más fáciles de controlar que las cometidas por los grupos armados, debido a problemas de acceso.

    En la Provincia Oriental, los combatientes del Ejército de Resistencia del Señor suelen atacar poblados con el objetivo de saquear suministros para el grupo, además de raptar a adultos y niños para que transporten los materiales robados. La mayoría de las niñas y mujeres raptadas son sometidas a esclavitud sexual durante su cautiverio, e incluso a casarse por la fuerza con los comandantes del grupo. Se denunciaron casos individuales de violación perpetrados por elementos de las fuerzas de seguridad nacionales y grupos armados contra granjeros cuando se dirigían a sus tierras. Al parecer, elementos de las FARDC cometieron actos de violencia sexual durante sus patrullas o al extorsionar a la población para que los proveyeran de suministros. Los escasos avances en la creación de unas fuerzas de seguridad profesionales y responsables, la falta de pago de los sueldos de forma periódica y la débil estructura de mando y control del ejército congoleño propician que continúen las violaciones de los derechos humanos, incluida la violencia sexual.

    Los datos obtenidos a través del componente de asistencia multisectorial de la estrategia nacional sobre la violencia por razón de género indican que 3.527 víctimas de violencia sexual (entre ellas, 723 niños) en Kivu del Norte, 4.379 (1.015 niños) en Kivu del Sur y 1.628 en Ituri, recibieron apoyo médico y psicosocial de octubre de 2010 a agosto de 2011. El número de personas a las que se prestó ayuda no se corresponde con el número de nuevos casos de violencia sexual documentados durante el mismo período del que se informa. Esto se debe a que algunas víctimas solo acceden a estos servicios cuando comienzan a experimentar problemas de salud, mientras que otras buscan ayuda psicosocial meses, o incluso años, después de haberse producido el incidente. Asimismo, en los períodos posteriores a los conflictos, en zonas donde se está desmovilizando a un amplio número de elementos armados, puede ser complicado distinguir entre civiles y excombatientes. Por tanto, las víctimas pueden, con frecuencia, señalar a civiles, en lugar de a hombres uniformados, como sus agresores.

    A pesar de que el Gobierno de la República Democrática del Congo ha redoblado sus esfuerzos, con el apoyo de la comunidad internacional, incluida la MONUSCO, para detener y enjuiciar a los autores materiales, no se ha hecho un seguimiento por medios judiciales de un número significativo de actos de violencia sexual cometidos por elementos de grupos armados y de las FARDC. Algunos no se investigan, o si lo son, no se celebra el juicio o los culpables no cumplen las condenas. Incluso cuando los culpables son procesados y condenados, los jueces suelen aplicar penas inferiores a la mínimas fijadas por ley. La impunidad de la que gozan los oficiales de alto rango que han cometido violaciones de los derechos humanos, entre ellas casos de violencia sexual, es especialmente preocupante. Por ejemplo, los culpables de las violaciones cometidas en Kikozi y en Bushani continúan en libertad. También es lamentable que el juicio al “Teniente Coronel” Mayele siga pendiente, a pesar de los intentos de la MONUSCO y otros asociados de respaldar el proceso judicial.

    Entre diciembre de 2010 y agosto de 2011, se celebraron más de 250 juicios a elementos de las fuerzas de seguridad nacionales, con la asistencia de la MONUSCO y otras entidades de las Naciones Unidas, incluso mediante la celebración de audiencias itinerantes. Como consecuencia, se ha condenado a más de 150 elementos de las FARDC y de la Policía Nacional Congoleña por violación y otros actos de violencia sexual. Asimismo, el 16 de agosto de 2011, en un juicio que sentó un precedente, el tribunal militar de Bukavu condenó a dos combatientes ruandeses de las FDLR, acusados de crímenes de lesa humanidad, incluida la violación, cometidos contra la población de Kalonge y Bunyakiri de junio de 2006 a enero de 2007.

    La MONUSCO ha formado cuatro de las cinco células de apoyo a la fiscalía propuestas para reforzar la capacidad del sistema de justicia congoleño en las investigaciones de crímenes de guerra y de lesa humanidad, incluida la violencia sexual. La Dependencia de Desarrollo del Sector de la Seguridad de la MONUSCO ha coordinado un programa de capacitación para oficiales del ejército congoleño en la Provincia Oriental y en Kivu del Sur para formarlos como instructores en materia de violencia sexual, protección de los niños, derechos humanos y derecho internacional humanitario. En la parte oriental del país se están llevando a cabo iniciativas similares, incluso con la Policía Nacional Congoleña, que prestan especial atención al tratamiento de las víctimas y los testigos de violencia sexual y por razón de género. En ambos casos, los módulos de capacitación desarrollados se convertirán en la norma a seguir a nivel nacional respecto a la formación y sensibilización de las fuerzas de seguridad nacionales sobre este tipo de violencia”.


    Tipo:Investigación
    Tema:Situación humanitaria, Género
    Autor: Centro de Noticias - ONU
    Idioma:Castellano
    Editorial:ONU
    Fecha de publicación:13.01.2012
    Año de publicación: 2012
    Disponible: Gratuito
    Enlace web: http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=s/2012/33
    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de CongoRDvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     IRIN News - RDC

     • Trading conflict for coffee in DRC

     • Is more force in the DRC more of the same?

     • Conflict cuts off civilians in DRC's Katanga

     Guin Guin Bali

     • 8 millones de muertos en el Congo en menos de 20 años

     • El naufragio y la ofensa: “Malí ha de ser devuelto a los malienses”

     • Guinea Ecuatorial, mentiras y pucherazo

     All Africa

     • Africa: Mastectomy Disclosure by Angelina Jolie May Help Reduce Stigma in Africa

     • Nigeria: Whoever, Wherever You Are, We'll Get You - Jonathan

     • Uganda: Country Grapples With Paediatric Vaccine Shortages

     The Guardian - Jason Stearns

     • The verdict of Congo's voters must not be sacrificed for 'stability' | Jason Stearns

     • Shocking pink

     • Elections in DRC are an imperfect but necessary step towards order | Jason Stearns