ACNUR Euskal Batzordea
Género y Paz VisiblesDarfur VisibleCongo R.D. Visible
  • Género y Paz
  • Artículo
  • Género y Paz - Mujeres protagonistas

    Sinergia de mujeres contra la violencia sexual

    Haizea Mariti Sánchez de Luna, Estudiante en prácticas ACNUR Euskal Batzordea / Kivu Norte / 02.12.2014
    20141227171justinecloseup448.jpg
    Justine Masika. Foto: SFVS

    En un país donde la violencia armada cumple más de dos décadas, la organización Synergie des Femmes pour les Victimes des Violences Sexuelles, dirigida por mujeres congoleñas, ayuda a las víctimas de la violencia sexual al mismo tiempo que demuestra que su empoderamiento es posible.

    Justine Masika Bihamba, fundadora y directora de la organización, habla de una guerra contra las mujeres. “Cuando dos partes luchan entre sí, se castigan la una a la otra violando a las mujeres. Cuando (esas mujeres) llegan a mí en busca de esperanza, veo claro que debo continuar esforzándome”. Synergie des femmes pour les victimes des violences sexuelles (SFVS) trabaja en la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo. Desde su fundación en 2002, la asociación aúna a un total de 35 organizaciones congoleñas que proporcionan servicios sociales, médicos y de defensa legal a víctimas de violencia sexual. De manera conjunta, estas organizaciones lideradas por mujeres elaboraron desde el principio una base conjunta sobre la que trabajar para lograr tres objetivos principales:

    • Crear conciencia acerca de los problemas que conlleva la violencia sexual contra las mujeres.
    • Asegurar la atención a las personas cuyos derechos humanos hayan sido vulnerados.
    • Promover la justicia en el país.
    Además del tratamiento sanitario que sea necesario en cada caso, SFVS cuenta con 20 “casas de escucha” donde se trabajan con las mujeres los aspectos psicosociales a través de seminarios que engloban desde el trauma hasta la mediación familiar. Además, la organización se encarga de proporcionales formación en habilidades que puedan ayudarles en la regeneración de sus recursos económicos. Se trata de técnicas de cultivo, costura, trenzado y coloración de telas, entre otras. Por otra parte, también se proporciona defensa y asistencia legal a las víctimas, además de formar a jueces en lo referente a las leyes de violencia sexual. También organiza conferencias sobre “El derecho congolés y los efectos sociales de la violación”, al tiempo que difunde su mensaje a través de la radio nacional y la televisión.
    La experiencia personal de Justine Masika refleja el muro de cristal que supone el funcionamiento del sistema judicial para los objetivos de Synergie. Seis soldados entraron en su casa y torturaron a sus hijas. Dos días después interpuso una denuncia ante las autoridades militares, donde le fue necesario pagar cinco dólares por registrarla. “Como quería ver a esos soldados entre rejas, les di los cinco dólares. Después, me pidieron diez dólares para investigar en mi casa. Les di los diez dólares e incluso vino de palma, pero para tramitar nuestro caso pidieron otros 35 dólares, y esta vez era demasiado caro para mí. Me dirigí entonces al departamento de derechos humanos del proyecto que lleva a cabo aquí Naciones Unidas. Allí, nos dijeron que no tenían hojas. Se las dimos. Pero tampoco tenían bolígrafos. Les dimos bolígrafos. Lo que nos dijeron al final fue: ’Marchad y volved más tarde, estamos cansados. Volved otro día’. Nadie ha sido arrestado y aquellos mismos soldados volvieron para intimidarnos”, recuerda la directora. Muchas personas prefieren mantenerse en silencio, y es que además del bloqueo económico del propio proceso judicial, hay que añadir la corrupción y su falta de castigo. Los casos de violación y violencia contra las mujeres se ven como un negocio donde ganar dinero fácil. Masika afirma que “no sólo abogados y jueces están involucrados en el asunto, sino que al final incluso la policía forma parte de este círculo y se aprovecha de ello”.
    La ayuda a estas mujeres es lo que les ha motivado a la hora de juntarse y crear SFVS. Uno de los grandes problemas del país es que las mujeres siempre han sido y son consideradas inferiores a los hombres. “Por razones ligadas a la costumbre y a la cultura, las mujeres no pueden desarrollarse, tener éxito, alcanzar su plenitud”. Lo primero que hizo SFVS fue trabajar con las mujeres para que ellas mismas reconocieran sus derechos y los entendieran para así posteriormente saber qué hacer para conseguirlos. Synergie se ha encontrado con muchos problemas en este aspecto porque trabaja en una provincia que convive con conflictos armados desde hace unos veinte años. Tal y como aclara su fundadora, “cuando hay guerra, los derechos humanos se violan en masa. Y si se violan los derechos humanos, cuando intentamos denunciar a aquellas personas que no los respetan, éstas no están contentas, lo cual hace que vengan a nuestras casas a intimidarnos y a atacarnos por haberles denunciado”.
    En el ámbito jurídico, su grupo profesional consta de 45 personas, experimentadas abogadas. Al menos 20 de ellas han sido torturadas, arrestadas o violadas. Alguna incluso se ha quedado embarazada después de la violación. Este es el peligro que sufren por el trabajo que hacen. Pero aun así, lo tienen claro: “Sabemos que el peligro corre a nuestra cuenta, pero debemos continuar denunciándoles”.
    SFVS trabaja en remotas regiones rurales donde el riesgo dificulta sus objetivos. Al ser galardonada en 2008 por el Gobierno holandés con el premio Human Rights Tulip, Justine Masika contaba: “El esfuerzo y trabajo son posibles debido a la gran pasión por las mujeres y jóvenes víctimas de esta gran crueldad. Sueño con poder contribuir a la movilización de las comunidades contra la violencia y conseguir que las autoridades congoleñas se centren en las causas, y no las consecuencias, de la violencia sexual”. Bajo el lema “La unión hace la fuerza”, el equipo de mujeres que hace posible el funcionamiento de la organización coincide en que suma una victoria cada vez que una persona que ha sido violada recobra su confianza personal, la base para su recuperación plena y la obtención de justicia.
    Mujeres protagonistas

    Sinergia de mujeres contra la violencia sexual

    02.12.2014

    En un país donde la violencia armada cumple más de dos décadas, la organización Synergie des Femmes pour les Victimes des Violences Sexuelles, dirigida por mujeres congoleñas, ayuda a las víctimas de la violencia sexual al mismo tiempo que demuestra que su empoderamiento es posible.

    Mujeres protagonistas

    Caddy Adzuba, premio de la concordia

    08.09.2014

    Reunido en Oviedo, el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014 reconoce a la activista Caddy Adzuba como símbolo de la lucha pacífica contra la violencia que afecta a las mujeres, la pobreza y la discriminación, a través de una labor arriesgada y generosa.

    2016

    2014

    2013

    2012

    2011

    2010

    Newsletter

    Para estar al día de las novedades de CongoRDvisible.org

    Suscripción »

    Newsletter
    Agenda
    Info Online

     IRIN News - RDC

     • Trading conflict for coffee in DRC

     • Is more force in the DRC more of the same?

     • Conflict cuts off civilians in DRC's Katanga

     Guin Guin Bali

     • 8 millones de muertos en el Congo en menos de 20 años

     • El naufragio y la ofensa: “Malí ha de ser devuelto a los malienses”

     • Guinea Ecuatorial, mentiras y pucherazo

     All Africa

     • Africa: Mastectomy Disclosure by Angelina Jolie May Help Reduce Stigma in Africa

     • Nigeria: Whoever, Wherever You Are, We'll Get You - Jonathan

     • Uganda: Country Grapples With Paediatric Vaccine Shortages

     The Guardian - Jason Stearns

     • The verdict of Congo's voters must not be sacrificed for 'stability' | Jason Stearns

     • Shocking pink

     • Elections in DRC are an imperfect but necessary step towards order | Jason Stearns